Detención de Abelino Chub Caal

DETENIDO ABELINO CHUB CAAL, MAYA Q’EQCHI, JOVEN,

DEFENSOR DE DERECHOS HUMANOS.

FINQUEROS DE LA ZONA LE FORMULAN ABSURDOS CARGOS. JUEZ FIRMA LA ORDEN DE CAPTURA

 

Abelino Chub es un promotor social y comunitario que viene acompañando desde hace una década a las comunidades asentadas en las sierras cercanas al Lago Izabal y en la cuenca del Río Polochic al nororiente de Guatemala. Trabaja en el equipo territorial de la Fundación Guillermo Toriello como técnico y promotor social desde hace diez años.

abeinoAbelino Chub fue detenido el sábado 4 de febrero al mediodía en San Pedro Carchá, a 11 kilómetros de Cobán por orden de juez, acusado de haber cometido los delitos de “usurpación agravada, incendio, coacción, asociación ilícita y agrupación ilegal de gente armada”. Cinco cargos absurdos, sin fundamento ni prueba alguna, construidos por finqueros de la zona, obviamente con la intención de impedir su actividad de acompañamiento y defensa de las comunidades que luchan por el derecho a la tierra y los derechos del Pueblo Maya Q’eqchi. Tiene 33 años; es padre de dos niños y estudiante universitario próximo a graduarse.

El Polochic, tanto la sierra como el valle, es un territorio conocido a nivel nacional y en diferentes organismos internacionales por la aguda conflictividad que provoca el acaparamiento de tierras para monocultivos, el desvío de los ríos para hidroeléctricas y la explotación minera de níquel; actividades todas impuestas por empresarios sin la mínima consulta a las comunidades como lo establece el convenio 169 de la OIT. Por el contrario, son actividades llevadas a cabo en base a desalojos violentos, a represión del ejército y cuerpos policiales, y a engaños permanentes a las comunidades.

Esta situación, además de inundaciones y deslizamientos no atendidos, ha profundizado una precariedad y pobreza extrema que llevan a las comunidades a exigir con mayor empoderamiento el respeto a sus derechos más elementales por parte de las instituciones del Estado.

El año 2016 comenzó a verse la esperanza de que pueden llegar tiempos nuevos para las comunidades al ganar un juicio 12 mujeres q’eqchi´, viudas de dirigentes de comités de tierra, asesinados por el ejército, sometidas a esclavitud sexual y doméstica en el cuartel de la zona durante la década de los años 80. Este es un caso histórico en el continente.

También levanta expectativas alentadoras el amparo de la Corte de Constitucionalidad a favor de las comunidades de la Sierra Santa Cruz luego de comprobar que la inscripción de esas tierras se realizó en forma anómala por los finqueros.

La Fundación Guillermo Toriello viene insistiendo en que la represión no es ninguna solución a esta problemática. Por el contrario agudiza la conflictividad. La captura de Abelino Chub, aunque pretenda ser disfrazada de legalidad es represión pura; es criminalización contra defensores.

La solución es dar respuestas efectivas al reclamo de la tierra, a otros derechos y necesidades vitales de las población q’eqchi´ del Polochic. Los derechos son irrenunciables. La dignidad de la gente no se puede atropellar. Los defensores y defensoras se multiplicarán por muchas amenazas que emitan finqueros y algunas autoridades en la zona.

Confiamos que el sistema de justicia en el cual muchos de sus funcionarios vienen haciendo esfuerzos para su transformación juegue el papel que le corresponde y espera la sociedad guatemalteca. Confiamos que actúen de inmediato sin arbitrariedades, basando sus decisiones en elementos probatorios.

Confiamos y exigimos la liberación pronta de Abelino Chub Caal, respeto pleno a su integridad y que no se repitan atropellos de esta naturaleza contra otros líderes y defensores de las comunidades q’eqchís.

Guatemala, 10 de febrero 2017

También podría interesarle...