Nadie ni nada detendrán la movilización ciudadana, social y de los pueblos

 

Miles y miles de guatemaltecas y guatemaltecos, de la diversidad de sus pueblos, de todas las edades, de diferentes sectores, de colectivos y plataformas organizadas, todas y todos INDIGNADOS por la estafa a la que hemos sido sometidos, venimos semana a semana luchando contra la corrupción y contra la impunidad, exigiendo justicia, haciendo propuestas por una REFORMA POLITICA DEL ESTADO.

Una reforma que comience por la LEY ELECTORAL Y DE PARTIDOS POLITICOS y que prepare el terreno para una nueva Constituyente. Una Constituyente con principios nuevos e incluyentes, con nuevos actores y actoras, con una ética a toda prueba, que dé paso a las transformaciones del Estado Guatemalteco para convertirlo en verdaderamente democratizo, y en el nuevo pacto que reclaman los pueblos y las nuevas generaciones que viven en esta franja mesoamericana que se llama Guatemala.

Nadie ni nada detendrán la movilización ciudadana, social y de los pueblos. Esta es la cosecha y la esperanza de la coyuntura.

Las tristes elecciones llevadas a cabo sin fundamento democrático no van a resolver la crisis política. La van agudizar y profundizar.

El destino final del presidente del gobierno de los militares y sus aliados será la justicia penal y la justicia histórica.

La reforma política del Estado por la que luchamos es una deuda pendiente de los Acuerdos de Paz.

 

También podría interesarle...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*

Doce + 2 =